bebé recién nacido
Maternidad

¿Sentí rechazo por mi bebé cuando nació?

Durante mi embarazo todos me hablaron de lo emocionante que sería ver a mi hijo por primera vez, mi hermana me decía «cuando te lo pasan sientes una alegría tan grande», pero no fue así… realmente no sentí nada de eso, tampoco sentí rechazo pero era extraño porque al mismo tiempo estaba feliz.

Mujer con su bebé recién nacido en los brazos.

Resulta que mi parto fue cesárea y me pusieron anestesia, la cual me tuvo casi todo el parto dormida, recuerdo muy poco del momento.

Cuando nació mi hijo sólo me lo mostraron unos segundos y luego se lo llevaron, no pude estar con él hasta después de casi 2 horas. Después de terminar la recuperación de la cesárea me llevan al cuarto y al fin pude estar con él.

El efecto de la anestesia seguía y yo estaba media adormecida además de estar muy cansada, mi cuerpo estaba en la habitación pero mi mente no y creo que esto también afecto mucho en el apego con mi hijo, me sentía completamente perdida.

¿Sentí rechazo o era un tema de apego?

Era toda tan extraño, lo tenía en mis brazos y lo admiraba, pero algo andaba mal conmigo, no me sentía como se supone que debía sentirme, como todas las madres se sienten en ese primer encuentro, esa felicidad, esa emoción que se supone debía sentir, así como te muestran en las películas y fue extraño porque al mismo tiempo sentía que sin él no podría vivir.

Bebé que acaba de nacer.

Pensé que era la peor madre del mundo.

Me sentí tan mala madre pensando que no lo iba a poder amar como él se lo merecía, no sabía cómo actuar y nunca le dije nada a nadie, solo me lo guardé y lloré, lloré mucho.

Mientras pasaban los días yo seguía adormecida y todo lo hacía como en piloto automático, cambiarlo de ropa, cambio de pañales, darle teta… lo único quería era crear un apego con él pero me costó mucho como alrededor de un mes estuve así.

Con el tiempo me di cuenta que no sentí rechazo, no era que no lo quisiera, si no que era un tema de apego y que no era la única, muchas mujeres han pasado por lo mismo.

Muchas callamos porque es mal visto, por el que dirán y ¿saben qué? está mal callarse ya que puede generar una depresión post parto, genera estrés y eso le afecta al bebé, mal que mal recién hemos parido, ósea estamos con los sentimientos a flor de piel y con las hormonas vueltas locas. Ahora lo miro y me doy cuenta que lo amo con locura y que gracias a él soy feliz.

Por ahí leí que no sólo nace un bebé, si no también nace una madre, la cual necesita apoyo, cuidados y mucho amor.

Te invito a seguirme en Pinterest.

Dime ¿pasaste por algo así? te leo, nos vemos en el próximo post.

Sígueme en

Karla Riffo

Soy Karla, tengo 32 años y soy madre primeriza de un varón. Este espacio lo e creado para hablar sobre todo lo relacionado con la maternidad, lactancia, crianza respetuosa y también comparto recetas para disfrutar en familia.

Te puede interesar

3 Comentarios

  1. Este fue el post que más me gusto, como las mujeres pasamos por tantos cambios tanto físicos como emocionales de verdad que Dios todo lo hace perfecto y gracias al amor que le tenemos a estos peques es que todo se puede superar…

    1. Es que la maternidad es díficil y creo que cuando estamos embarazadas no hacemos muchas expectativas o por lo menos eso me paso a mi, me alegra que te haya gustado.

    2. La verdad es que muchas nos hacemos demasiadas expectativas cuando estamos embarazadas y al momento de tener a nuestro hijo en brazos es todo muy distinto, me alegra que te haya gustado el post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *