Glándulas o tubérculos de montgomery
Lactancia Materna

Tubérculos de Montgomery

El seno materno está conformado por areola y pezón, es dentro de la aureola que se encuentran los Montgomery y suelen ser confundidas por granos.

Así que no intentes jamás reventarlos (yo lo intente ya que no sabía lo que eran jajaja) no les hagas nada y continúa, leyendo.

Pero estás glándulas tienen un propósito fundamental en la lactancia de hecho ayudan bastante a conseguir una lactancia materna exitosa ya que segregan un olor muy parecido al líquido amniótico es por eso que tu bebé querrá estar pegado al seno ya que se sentirá como cuando estaba dentro del útero, esto ayuda mucho a la exterogestación.

tubérculos de montgomery
Mujer amamantando

Me imagino que te estarás preguntando porque se llaman tubérculos de Montgomery, bueno resulta que son llamados así por un obstetra irlandés llamado William Fetherstone Montogomery (1797-1859) quién por primera vez habló de ellas y las describió en 1837.

¿Qué son los tubérculos de Montgomery?

Son como unos granitos que aparecen en el mismo pezón o alrededor de este es decir por la areola, esa parte cafecita del pecho que rodea al pezón, suelen aparecer durante el embarazo o en los primeros días de iniciar la lactancia.

Infografía de los tubérculos de Montgomery
Tubérculos de Montgomery

Funciones de los tubérculos de Montgomery

Estos tubérculos existen para desinfectar el pecho, sí como lo acabas de leer, resulta que segregan una sustancia que mantiene lubricado y limpio el pezón, por lo que no es necesario lavar el pecho antes o después de cada toma con el baño diario es más que suficiente.

¿Para que los tubérculos de Montgomery lubrican el pezón?

Esta sustancia que segregan los tubérculos de Montgomery y que lubrica los pezones sirve para evitar las grietas, ya que al estar lubricados evitan la sequedad en la piel y por ende las grietas.

Por cierto ¿te gustaría unirte a un grupo de Facebook de apoyo a la maternidad? Si es así solicita el ingreso haciendo click en el botón de abajo.

Además, como mencione arriba estas glándulas segregan un olor parecido al del líquido amniótico y al estar en brazos el bebé lo huele constantemente, ya que al nacer viene con su sentido del olfato completamente desarrollado esto le ayuda a sentir calma ya que recuerda cuando estaba dentro del útero.

Por lo que él/la bebé va a querer pasar más tiempo pegado al pecho y esto ayuda la producción de leche materna.

Si te ha gustado este post ¡compártelo! con tus amigas o familiares, me harías muy feliz.

Sígueme en
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.