Método BLW
Colaboraciones

Método BLW: ¿Qué es? La experiencia de Taisa García

¡Hola! Soy Taisa, autora del blog Las Aventuras de Taisa, y voy a contarte mi experiencia con el método BLW (Baby Lead Weaning) con mis dos hijos.

Para empezar, por si aún no tienes claro de qué va, te explico qué es el método BLW.

Blw
Taisa Raquel Arevalo

¿Qué es el método BLW? 

Para empezar, un pequeño resumen sobre qué trata esto, por si aún no lo sabes.

El BLW viene de Baby Lead Weaning que quiere decir destete guiado por el bebé. Y viene a decir, dejar al bebé más control sobre la introducción de la alimentación complementaria. Consiste básicamente en seguir el ritmo del niño, tanto en la decisión de cuándo empezar como en el modo. Y en que empiece a comer directamente comida normal, sin triturar.

¿Cómo se empieza el BLW?

La forma más cómoda y natural, es esperar a que el bebé empiece a coger comida del plato de sus padres. Y a partir de ahí, comenzar a ofrecerle comida del plato de los padres, o ponerle un plato con pequeñas cantidades.

Esto suele ocurrir a partir de los 6 meses de edad, que es además la edad recomendada por la organización mundial de la salud. 

Los lactantes deben recibir lactancia materna exclusivamente durante los primeros seis meses de vida para lograr un crecimiento, desarrollo y salud óptimos.

Organización Mundial de la Salud

Además, a esa edad ya suelen ser capaces de sentarse por sí solos. Aunque algunos bebés pueden requerir algo más de tiempo para mostrar las señales de estar preparado. No quiere decir que haya que empezar corriendo el día que cumplan los 6 meses. Y en caso de prematuros, hay que prestar atención a las señales, y valorar la edad corregida.

blw
BLW

¿Qué se le puede dar de comer a un bebé?

A partir de los 6 meses, que como decíamos es la edad que se recomienda, pueden comer prácticamente de todo.

Lo ideal es adaptar ligeramente la comida de la familia. Esto sería, cocinar de forma más sana: a la plancha, al vapor, hervido. Y sin sal, ni azúcar. (Los adultos pueden añadirse un poco después). Puede ser un buen momento para revisar hábitos alimenticios.

Y no hay ningún problema porque el bebé no tenga dientes. Pueden masticar perfectamente con las encías, ya que los dientes están bajo ellas. Que no tengan dientes no es excusa para que tengan que comer triturado. Cuando están listos, podrán masticar incluso sólo con las encías.

La leche la toman antes, porque con el BLW en principio es mejor que se sienten a aprender y probar más que a comer. El resto es precisamente, alimentación complementaria. Lo ideal seguir dando la leche materna o biberón a demanda, cuando pidan. Y sentar al bebé con nosotros a la mesa cuando comamos.

¿Y no se atraganta comiendo sólidos?

Pues no más que con los purés. Sí que hacen arcadas a menudo, pero precisamente esto es un mecanismo de emergencia, que les evita ahogarse. Atragantarse (que se te vaya algo por donde no es, tosas, y salga) tampoco es lo mismo que ahogarse.

Es buena idea tener nociones de primeros auxilios y sentirse calmados con la situación. Ya que, de normal, lo gestionan por sí mismos. Hay mucho mayor riesgo de ahogamientos si intentas meterle comida de la boca al bebé (incluso puré en cuchara) o si intentas sacarle algo de la boca, que por que el bebé coma sólidos por sí mismo.

¿Qué se necesita para el BLW?

Realmente puedes prescindir de cualquier tipo de accesorio. Tener al bebé sentado contigo, y usar una vajilla completamente normal. Cuando empiezan, comerán con las manos, sobre todo. Luego ya irán aprendiendo a usar los cubiertos, a su ritmo.

Pero sí que existen tronas, vajillas y otras cosas recomendadas para BLW. Sobre todo, las que favorecen la autonomía de los peques, que es de lo que se trata.

BLW
Niñó sentado

Mi experiencia con el BLW

Yo me informé sobre este método para iniciar la alimentación complementaria (AC) cuando tuve a mi hijo mayor. Me pareció fascinante, y realmente cómodo no tenerse que andar preocupando por preparar algo diferente para el bebé.

El momento social de la comida

Comentar que con mis dos hijos me ha pasado, que a partir de los 3-4 meses querían estar presentes en la mesa a la hora de comer. Esto es bastante frecuente. Y no quiere decir que estén listos para comer (además de que es pronto). Pero quieren estar con todos, ya que toda la familia se sienta a la mesa. Ellos quieren también.

Con el mayor, que además tuvo también interés por la comida demasiado pronto, lo solucioné dejándole una cuchara y un plato sin nada. Podía estar con todos y practicar, sin adelantar el inicio de la alimentación complementaria.

Mi hijo se lanzó a por la comida

Mi hijo mayor decidió lanzarse un día a por un plato de embutido. Le llamaba el chorizo, pero obvio no le dejamos, porque es fuerte. Pero a la que nos dimos cuenta, estaba masticando un trozo de mortadela. «No se lo lleva a un ojo, no». Decía mi madre, jeje. Y ahí vimos que él ya tenía interés xD y podría empezar con el BLW pronto. Luego ya le di plátano, naranja, otras frutas… 

El pollo o la carne, al principio mejor en tiras, grande y más largas que su mano. La idea es que tomen el jugo más que el comerse la carne en sí. Es muy habitual al principio que lo expriman bien y luego lo dejen. Mi hijo con unos 7 meses chupeteaba el secreto ibérico que daba gusto xD

Y poco antes del año, ya estaba comiendo de todo. Pescado, pizza, verdura, bocadillos, y devoraba filetes de ternera.

BLW
Bebé comiendo sola

Ojo con la etapa del «eso no me gusta»

Algo que hay que considerar, es que sobre los 2-3 años, pasan una etapa en que empiezan a hacerse más selectivos. Es habitual que todo aquello que llevan un tiempo sin comer, no lo quieran. «Eso no me gusta» y ni siquiera lo han probado… Hay una teoría que dice que esto es un mecanismo de seguridad. Ya que cuando los niños empiezan a moverse de forma más independiente, no es buena idea que se coman cualquier cosa que encuentren que no les resulte familiar. Aparte que empiezan a desarrollar sus gustos. 

A nosotros nos pilló justo recién trasladados a Alemania desde España… Y fue un problema por el cambio de alimentación. Porque aquí no encontrábamos las mismas cosas, y cambiamos algo los hábitos. Y claro, ya muchas cosas no las quiso cuando las volvimos a comer. Y tocó volver poco a poco a animarle a probarlas.

Mi hija tardó mucho en interesarse por la comida

La peque hasta pasados los 8 meses no mostró un interés claro por la comida. Igual como a los 7 meses agarraba algo de mi plato y lo chupaba o guarreaba. Pero hasta tiempo después no empezó a tener interés real por comer.

Tengo la teoría de que el tipo de parto pudo influir. Sí. Porque el mayor nació por cesárea, y creo que no tuvo pinzamiento tardío de cordón. Por ello pienso yo, enseguida se lanzó a comer carne y legumbres. Y lo comía con ganas.

¿Vale la pena el método BLW?

La verdad es que yo pienso que el BLW es mejor y más cómodo. Aunque tengas una racha de limpiar mucho, luego vale la pena. Y tiene muchas ventajas a corto y largo plazo.

Algunas ventajas que le veo:

Ventajas del BLW

  • Porque siguen (si tomaban pecho o biberón a demanda) controlando ellos mismos su sensación de hambre.
  • Porque es más cómodo, y muchas veces te permite comer mientras el niño come.
  • Se le integra a la hora de comida familiar, lo que les hace sentir importantes y parte del grupo.
  • Se integran rápido a la alimentación familiar.
  • No requiere preparar comida específica para el bebé.
  • Cuando sales, no tienes que llevar nada de comer para el bebé. Donde vayas siempre habrá algo que pueda comer.
Método BLW
Niño comiendo

Consideraciones

  • Implica limpiar mucho. Pero las papillas normalmente también (¿Habéis visto a los bebés hacer pedorretas con papilla? XD).
  • Es bueno saber qué hacer en caso de atragantamiento. Pero hay que confiar en ellos y mantener la calma. NUNCA meter las manos en la boca del bebé.
  • Es importante ofrecer en lo posible opciones sanas… sino en cuanto prueban dulces y cosas así, obviamente, pueden empezar a preferirlos.
  • Cuanta más variedad le des mejor, y tienes que intentar mantenerla. No dejes pasar muchos meses sin repetir algún alimento importante o que os guste comer a menudo en casa.

¡Espero que os haya resultado útil, y podéis dejar si tenéis alguna duda en los comentarios!

Sígueme en

Karla Riffo

Soy Karla, tengo 32 años y soy madre primeriza de un varón. Este espacio lo e creado para hablar sobre todo lo relacionado con la maternidad, lactancia, crianza respetuosa y también comparto recetas para disfrutar en familia.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *